Ganoderma DXNEl Ganoderma fortalece todos los sistemas de tu cuerpo mejorando sus funciones, previniendo enfermedades y acelerando la recuperación si tu cuerpo está enfermo.
Gracias a su poder antioxidante elimina las toxinas que acumula, regenera células enfermas y estimula la creación de nuevas.

Es un potente antioxidante, gracias a sus triterpenos y a sus polisacáridos exclusivos del Ganoderma, como Betaglucanos de bajo peso molecular, Glucopéptido PYG, la Sacchaquitina, Ganodermósidos C y D y otros.

Como consecuencia de este alto poder antioxidante, interviene favorablemente cuando el estrés oxidativo juega un importantísimo papel, como ocurre en los procesos:

- Cardiovasculares (hipertensión, arteriosclerosis)

- Neurológicos (Alzheimer, Parkinson, Huntington…)

- Endocrino-metabólicas (Diabetes, obesidad, trastornos del colesterol)

- Inflamatorios (Artritis, Hepatitis)

- Inflamatorias intestinales

- Envejecimiento y enfermedades asociadas

- Enfermedades oncológicas (cancerosas)

- Daño producidos por radiaciones o productos químicos

Estas múltiples acciones del Ganoderma que de manera superficial, podrían interpretarse como derivadas de una sustancia milagro se desvanecen en el momento en que se comprueba que en su gran mayoría están relacionadas con aquellos fenómenos biológicos relacionados con la Oxidación (estrés oxidativo).

Otras funciones son debidas a otros componentes del Ganoderma que no están relacionados con la oxidación, pero también ejercen efectos favorables en algunas patologías.

Los resultados más relevantes son la regulación del sistema inmunológico, y propiciar el antienvejecimiento.

El Ganoderma ha mostrado en estudios básicos, in Vitro, en experimentos con animales y en humanos, propiedades antitumorales a través de muy diversos mecanismos. También protege sobre los efectos nocivos originados por la quimioterapia o radioterapia.


“Usar Ganoderma Lucidum puede considerarse acertado, sobre todo tras una evaluación sensata de la relación costo-beneficio y la decisión del paciente” (Cochrane Database Systemic Review, junio 2012).

Escribir un comentario